QQEnglish ESL school

Crisis superpuestas: ¿seguirá viendo la luz el mundo?

World Crises 2020

La

“hora más oscura”

Múltiples emergencias globales ocurridas este año (pandemia de COVID-19, tifones destructivos, explosión mortal en el Líbano) son evidencias claras de que el mundo se enfrenta a su “Hora más oscura”. Escenas que creemos que son meras imaginaciones ahora se han convertido en terribles pesadillas que afectaron a personas de todos los ámbitos de la vida. Nombra una crisis que conozcas y el mundo está ansioso por mostrarte cuáles son: salud, ambiental, política, financiera, etc.

El año 2020 ha dejado al mundo tan horrorizado que ninguno de nosotros está preparado. Parece que las crisis superpuestas que enfrenta el mundo ahora son una repetición de la historia, una enfermedad que amenaza la vida y que desafía la existencia de la humanidad. Justo ante nuestros ojos, vemos que el mundo se tambalea. Crisis tras crisis, muerte tras muerte, donde sea que sintonices, todo lo que escucharás son historias miserables. Antes, la palabra “esperanza” significa luz, pero ahora, “esperanza” no es más que una palabra. Sólo una palabra.

La pandemia de Covid-19

Desde su brote a fines de 2019, la pandemia causada por COVID-19 ya se cobró la vida de casi 749, 557 personas en todo el mundo al 13 de agosto de 2020. Lamentablemente, la abrumadora cifra sigue aumentando a medida que las infecciones por país continúan aumentando cada vez más. día.

La pandemia de COVID-19 pone al mundo en un Armagedón que cambió la forma de vida de las personas. Ya destrozó negocios, cerró escuelas, cesó las operaciones de viajes y llevó a la economía a otra era de recesión. Con casi más de un tercio de la población encerrada, la pandemia COVID-19 propulsó un duro golpe a la economía mundial. En efecto, la tasa de desempleo y la hiperinflación aumentó debido a crisis superpuestas, tanto económicas como de salud. De hecho, el Fondo Monetario Internacional informó el 14 de abril que la “recesión del coronavirus” será “mucho peor” que la Gran Recesión de 2008-2009.

Tifones

Los tifones no son extraños para nosotros. Estos sucesos naturales destructivos ya se han convertido en un enemigo formidable para todos nosotros. A pesar de los estragos que causó a la humanidad durante siglos, hemos aprendido a reconstruir, recuperar y comenzar una nueva vida. Pero mientras luchamos por recuperarnos y las calamidades naturales golpean de repente, la esperanza restante que nos fortalece también se desvanece. Tifones, agravados por el impacto del Cambio Climático. Y la carga de las crisis superpuestas existentes ha puesto en peligro millones de vidas, especialmente las que provienen de países en desarrollo.

Bangladesh está inundado

Con alrededor del 24 al 37 por ciento de la masa terrestre del país bajo el agua, Bangladesh está inundado. La nación del delta que tiene 165 millones de habitantes ha estado sufriendo un patrón de inundaciones fluviales más severas a lo largo del río Brahmaputra. Con el cambio climático intensificando las lluvias torrenciales, un mar en aumento ha seguido tragando pueblos enteros. La marea alta ha lavado por completo algunos activos necesarios de los ciudadanos más pobres del mundo.

Las constantes lluvias torrenciales en Bangladesh han afectado al menos a 4,7 millones de personas. Al menos 54 niños ya han muerto a causa de las actuales inundaciones en el país que podrían durar hasta agosto.

Las inundaciones ya no son algo nuevo para los bangladesíes, pero las inundaciones de este año fueron diferentes debido al cierre. La nación ya pobre no ha visto casi ninguna esperanza de superar los problemas de las crisis superpuestas.

Inundación

Crisis en

China

Primero, el nuevo coronavirus. Ahora, China se enfrenta a la peor crisis de inundaciones en más de 20 años. Al igual que el río Brahmaputra, el río Yangtze también ha aumentado debido a las fuertes lluvias causadas por el cambio climático. Siendo la vía fluvial más importante de China, el río Yangtze es la potencia industrial del país y genera casi la mitad del PIB del país.

Sin embargo, las intensas lluvias y las constantes inundaciones están poniendo en peligro la vida de los chinos que viven cerca de las orillas del río. En un informe publicado por South China Morning el 27 de julio pasado, citó que la crisis de las inundaciones en China ya había azotado a 27 provincias, afectando a más de 37 millones de personas y dejando 141 muertos o desaparecidos. La crisis de las inundaciones también generó 86.000 millones de yuanes (12.300 millones de dólares) por las pérdidas económicas de China.

Fuertes lluvias en Corea del Sur

Después de 46 días de fuertes lluvias, 30 personas han muerto y 12 están desaparecidas en Corea del Sur. Las devastadoras secuelas de las lluvias torrenciales del país han obligado a más de 5.600 personas a abandonar sus hogares y permanecer en refugios temporales.

El reciente desastre enterró alrededor de 9, 300 hectáreas (22, 980 acres) de tierras de cultivo y dañó 9, 500 instalaciones públicas y privadas. La agencia forestal del país elevó las advertencias de deslizamientos de tierra a su nivel más alto después de que enterró 5 casas de un deslizamiento de tierra en una aldea en Gokseong, provincia de Jeolla del Sur, matando a cinco personas.

La ira de ‘Isaías’ en Estados Unidos

La ira de la tormenta tropical Isaías ha provocado la muerte de 9 personas en Estados Unidos. La reciente tormenta que tocó tierra como huracán el 4 de agosto cerca de Ocean Isle Beach, Carolina del Norte. También dejó a millones sin electricidad después de soportar vientos máximos de 65 mph durante más de 18 horas. Más de 2.7 millones de clientes sufrieron cortes de energía en varios estados, incluidos Nueva Jersey, Nueva York y Pensilvania, según PowerOutage.US.

Estados Unidos, a pesar de ser una potencia mundial, se encuentra al borde de un peligro extremo debido a las crisis superpuestas. Las crisis relacionadas principalmente con el COVID-19 han creado una división entre los estadounidenses. Lo que es peor, la desigualdad racial ha obligado a los estadounidenses a protestar, saquear y manifestaciones sangrientas

Explosión mortal en Beirut, Líbano

Mientras el país lidia con la Guerra Civil, las protestas y la pandemia, el Líbano sufrió otro horror aún espantoso. La mortal explosión en Beirut, Líbano, se cobró la vida de más de 200 personas y miles resultaron heridas el 4 de agosto de 2020. Las autoridades culpan al almacenamiento inseguro de las 2.750 toneladas de nitrato de amonio en un almacén durante seis años.

La explosión masiva surgió de un incendio, luego una nube en forma de hongo destruyó casi la mitad de la ciudad capital. La catastrófica explosión dañó gravemente propiedades por valor de entre US $ 10 y 15 mil millones y dejó a unas 300.000 personas sin hogar.

Derretimiento de los glaciares en Groenlandia

Debido al calentamiento de la atmósfera causado principalmente por el cambio climático, Groenlandia perdió un récord de 586 mil millones de toneladas (532 mil millones de toneladas métricas) de hielo en 2019.Se dice que el derretimiento de los glaciares en Groenlandia es mucho mayor que la pérdida promedio anual de 259 mil millones de toneladas (235 mil millones de toneladas métricas) desde 2003.

Según un estudio de Communications Earth & Environment, el derretimiento récord supera fácilmente el antiguo récord de 511 mil millones de toneladas (464 mil millones de toneladas métricas) en 2012. El derretimiento de Groenlandia del año pasado agregó 0.06 pulgadas (1.5 milímetros) al aumento global del nivel del mar, lo suficientemente masivo para cubrir California en más de cuatro pies (1.25 metros) de agua.

Encontrar soluciones

Durante décadas, los científicos sociales han enfatizado que los desastres naturales no tienen nada de natural. Varios estudiosos como Phil O’Keefe y Anders Wijkman explican cómo los fenómenos naturales pueden desencadenar desastres. Estos eventos pueden agravarse cuando coinciden con la marginación social, la pobreza y la fragilidad. Pero independientemente de lo difícil que pueda parecer encontrar soluciones, nosotros, como seres humanos, aún podemos avanzar. Todavía podemos comenzar una nueva vida.

Ahora, es muy evidente que todos estamos luchando por ver la luz en medio de la hora más oscura del mundo. Sufrimos de crisis superpuestas. Y la incertidumbre del futuro es todavía algo que volver a temer. Los peligros naturales, los eventos climáticos y las crisis de salud pueden ocurrir en cualquier momento y en cualquier lugar. Estos eventos escapan a nuestro control.

La clave para lograr una recuperación sostenible y resiliente de estas crisis es mediante el trabajo colectivo y el esfuerzo global. Si asumimos nuestra responsabilidad, reconstruir un mundo mejor no sería imposible.

Manténgase en contacto con nosotros leyendo nuestros artículos de noticias mundiales en  https://qqeng.net/es/

Ir arriba